martes, 3 de mayo de 2016

DOÑA CANELA


OPINIONES Y MATERIAL LITERARIO DE MI AUTORÍA, ENVIADO PARA LA ANTOLOGÍA DEL AIRE REDONDO Y AZUL que he montado ahora en imágenes tomadas de GOOGLE para mostrarlo en mi Blog.

Antología:-¿Cómo debe ser un poema para niños para que sea una obra de arte que a todos guste por igual?

Inés: -Es difícil dar respuesta exacta a la interrogante. Los niños tienen diferencias individuales que debemos respetar. Los gustos son divergentes. Pero podemos acercarnos, atrevernos a seguir la degustación auditiva de una lectura, por la aceptación o el rechazo de la mayoría. Igual si la llevamos al aula o la sacamos al patio.
En la esperanza que los pequeños me orienten en la corrección final, he adoptado la práctica de leer mis trabajos a grupos de niños socialmente antagónicos antes de ponerlos en las puertas de una editorial. Sin embargo, queda la duda del reducido margen que no opina; puesto que no sabemos con certeza si no le gustó o si su estado de ánimo en -ese momento- no permitió ningún significado para él.
Considero una hazaña atreverse a algo tan arriesgado, pero por ver felices a la mayoría, somos capaces de aventurarnos en tareas extremadamente delicadas como la de escribir para los niños.
Es interesante profundizar en el mundo de los más pequeños aunque terminemos ignorando algunas de sus reacciones respecto a las lecturas de placer cuando el auditorio disfruta con apasionamiento de ellas y exige que las repitamos: Son un verdadero “recreo literario”1
Apoyada en mi sentencia: “Los niños deciden porque por encima de todo están sus gustos que es una necesidad interior muchas veces ajena a nuestra estatura de adultos”2, me permito aclarar que todo poema que se escriba para niños ha de ser para que ellos lo disfruten, no para aprenderlo de memoria ni para realizar las tareas complementarias que habitan en el cerebro del adulto.
Pienso que los más pequeños (en los primeros años de edad) deben recibir suficiente literatura como nutriente para el alma y desarrollo del vocabulario. Y que los textos poéticos les inviten a involucrarse con movimientos rítmicos, palmaditas, juegos, risas… Que éstos, sin la menor orientación simplista, sean alegres, humorísticos, cantarinos, lúdicos, disparatados, sueltitos, redondos y azules como el aire de la antología en la que dejo guardados estos trabajos.

Citas:
1. Cuevas, Inés de. Los viveros literarios. Espacios para la lectura en la escuela. Mérida, Venezuela: Edit. La Escarcha Azul, Col. Latido a profundidad, 1999, p.33
2. Ídem. p. 82


domingo, 28 de febrero de 2016

EL CUENTO INFANTIL VENEZOLANO, UN RECURSO DIDÁCTICO PARA DESARROLLAR EL PENSAMIENTO CREATIVO EN NIÑOS DE LA PRIMERA ETAPA DE EDUCACIÓN BÁSICA.

En el punto 3  de este trabajo, encontrarán los nombres de los escritores venezolanos de literatura infantil incluidos en la propuesta pedagógica de estas tres investigadoras de la facultad de Humanidades y Educación de la Universidad de Los Andes.  Mérida.

http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/38256/3/articulo_13.pdf

sábado, 16 de enero de 2016

DON PREGUNTÓN

¿QUÉ COSA?
Autora: Inés de Cuevas

Trocito de fruta verde
-¿ Quién te muerde?
-El loro de la vecina
cuando viene a la cocina.

Helado de fresa roja
-¿Qué te enoja?
-El niño que hace pucheros
para no tomar tetero.

Azúcar de miel morena
-¿Qué te apena?
-Que Parra murió en la guerra
porque lo mordió la perra.

Tortita de crema blanca
-Qué te espanta?
-El gato de Timotea
cuando salta a la batea.

Chupeta blanquiamarilla
-¿Quién te pilla?
-Los maderos de San Juan
cuando vienen y se van...
Porque no comen queso
ni comen pan
sino tortitas
de mazapán.





domingo, 27 de septiembre de 2015

CARTA DE LOS NIÑOS A LOS ADULTOS


Autora: Inés de Cuevas


Señoras y Señores:

Con nuestro respetuoso saludo, quisiéramos pedirles que al menos un segundo de todos sus días piensen en nosotros, para que no nos angustie la idea de que muchos de ustedes no nos aman y, de que otros, ni siquiera nos escuchan porque hace tiempo que la atención y el amor pasó de largo por su lado irrespetando el más elemental de nuestros derechos.

Casi siempre vemos a los adultos más cercanos ¡tan ocupados! como la gran mayoría de esos sórdidos individuos a los que llamamos gobernantes... para quienes las niñas y los niños no somos otra cosa que migas de desechos diseminadas por lugares preñados de miseria.

Quisiéramos que en oportunidades, cuando no tenemos una mano amiga que caliente las nuestras, extendieran ustedes el manto del sastrecillo del cuento de Cartay, para abrigar en él nuestros corazones de almendra y nuestra poderosa fuerza de amar a los demás... También quisiéramos que los adultos que aparentemente nos defienden desde elevadas tribunas, fueran como las mamás de los delfines para que nos resguarden de tantos ignaros depredadores que castran los sueños y matan a ese amigo íntimo que llevamos por dentro.

Cuando escuchamos a alguien que lee en algún diario o revista las cifras alarmantes de las niñas y los niños que -como algunos de nosotros- viven a la intemperie entre cartones y latas y, de los que mueren en tierras de América Latina y en otros lugares del Planeta como en el África subshariana y en el Asia meridional por hambre y por otras causas que atendidas prontamente evitarían graves consecuencias en nuestro desarrollo físico, psicosocial o mental; sentimos que la delgada piel de nuestros cuerpos se arruga dentro de las venas y nos ahoga la mesura para responder con coraje a los discursos celebradores del DÌA DEL NIÑO, DÌA DE LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES, DÍA DE LA NIÑEZ, DÍA DE LA INFANCIA y de otras conmemoraciones aprobadas en Asambleas, Declaraciones y Convenciones acomodaticias a las abultadas inversiones promocionales de los gobiernos de turno mientras nosotros seguimos siendo los más olvidados.

En ocasiones, tantas cosas que los políticos prometen a favor de nosotros y no las cumplen nos hace desear a un protector adulto que tenga un corazón inmenso... ¡como un globo!... y que nos deje entrar en él para buscar un lugar dónde acomodarnos a nuestro antojo con el fin de animarlo en la lucha por la defensa de nuestros derechos... Un adulto que cuando nos hable nos mire a los ojos para que lea en ellos nuestras alegrías, nuestras esperanzas ante un sueño imaginado o las ganas de llorar por el abandono, la ignorancia y el maltrato de los grandes... Un adulto que no nos etiquete y, que estimule nuestra forma de conducirnos sin hacer comparaciones... Un adulto que se haga niño como nosotros: que sienta palpitar en su pecho un corazón de niño, que por sus venas se mueva la algarabía de la infancia y que se alimenten sus células de nuestras picardías para que cuando nos reunamos, aflore la camaradería de una conversación entre amigos que se cuentan sus secretos... sus intimidades.

¿Saben?... Muchos de los que estamos diciendo todas estas cosas ahora, no tenemos un techo que nos proteja ni pan para comer; tampoco tenemos abrigo para resguardarnos del frío durante los días y las noches de inaguantables desniveles de temperatura. La gran mayoría no tenemos atención médica ni medicinas que nos libren de la muerte en el suelo de algún hospital público... Otra cosa: No tenemos juguetes, ni creyones para colorear... ni libros bonitos para recrearnos... Y, algo muy triste: un enorme porcentaje somos sometidos a la explotación y el abuso de las personas adultas; y esto no es sólo en América Hispana o en la región siberiana de Verjoiansk, donde los niños y las niñas desde la más tierna edad se convierten -a la fuerza- en hombres y mujeres de trabajo; sino que también se repite en muchas regiones africanas, sur asiáticas y de otras latitudes quienes, además del abuso y la explotación, pasan hambre.

Estuvimos pensando que hemos perdido nuestra infancia trabajando en tareas que están muy lejos de nuestros intereses y que no se adaptan a nuestro desarrollo físico, y, algo peor, pensábamos en los niños que no trabajan ni pasan hambre, pero carecen de atención y amor... Realmente nosotros si sabemos qué tan doloroso es el abuso, el hambre, la explotación y la falta de atención y amor...

¡Ah!, se nos olvidaba: queríamos decirles (en voz baja) que en la escuela, la maestra está siempre tan ocupada en sus “DEBERES”, que nunca tiene tiempo para conversar con nosotros de los temas que nos gusta o para jugar y echar cuentos.

Una vez Richard Bach, dijo: “Jamás dejes de ser un niño..... Nunca dejes de sentir, gustar, ver y extasiarte ante cosas tan grandes como el aire, el vuelo y los sonidos de la luz del sol en tu interior.” Pues, sí, qué cosas tan lindas dice Richard Bach; lástima que los que vivimos trabajando de sol a sol no podamos escuchar los sonidos de esa luz en nuestro interior, porque cuando regresamos a casa estamos ¡tan extenuados! que ya no hay espacio para pensar en cosas bonitas con los ojos cerrados........ (el sueño nos domina).

Cada vez que un adulto -de esos que abundan en los carnavales del mundo- se pone su antifaz de mago generoso, sentimos miedo... Pero, cuando revisamos los depósitos de nuestras corazones y vemos que aún hay mucho amor almacenado, nos llenamos de entusiasmo y nos ponemos a recoger trocitos de firmamento para guardar una porción en nuestras almas, de tal forma que nunca se nos apague la estrella de la esperanza y que por siempre habite en nuestro espíritu la ilusión... Así, cuando el calendario nos estire hasta la adolescencia, nuestras manos y nuestros pies no quedarán sujetos a las rejas de ningún correccional.

Dios que todo lo ve... que todo lo escucha y que protege a los niños y las niñas porque sabe que somos buenos, no permitirá que nuestro anhelo de crecer interiormente nos lo arruine la mano castigadora, el gesto inoportuno, la mirada airada, la burla socarrona o la palabra lacerante de algún adulto de esos que encontramos por montones en los caminos que cruzamos.

Señoras y Señores, respetuosamente les rogamos, que cuando se dirijan a nosotros, su lenguaje adopte la música original que sabemos escuchar y entender quienes amamos de verdad... Deseamos que sus manos sólo se levanten para convertir en magia todo cuanto toquen. Le hemos pedido a Dios que ninguno de ustedes apague el resplandor de la fe que entra en nuestras vidas, la luz que ilumina nuestra inocencia para resguardar la alegría que debe acompañar a todos los niños del mundo y... que sea esa misma claridad la que por Navidad espere el beso del niño Jesús, la visita de Santa o el amistoso saludo de los Reyes Magos, que algunas veces traen regalos y otras, No. Pero no es porque nos hemos portado mal como suelen decir algunos de ustedes cuando están mal informados, sino porque no pueden... No importa si no traen regalos, nosotros sabemos que ellos pasan por nuestras casas mientras dormimos y nos dejan un beso en la frente o en la mejilla para que nos enteremos de que estuvieron allí, a nuestro lado. Entendemos que cuando no pueden traer regalos, toman de las altas copas de los pinos y eucaliptos un manojo de colibríes y los echan a volar por encima de nuestras casas para que sintamos el ritmo de las campanitas que suenan dentro de cada uno de nosotros, cuando estamos contentos.

Por último insistimos en que no nos maltraten más, de palabras ni de acciones. El futuro de todas las naciones del mundo les agradecerá.

Reciban un cariñoso saludo de las Niñas y los Niños de cualquier lugar del Planeta.



Hasta pronto.

martes, 26 de mayo de 2015

EL VIAJE DE BABAR

Personaje educativo antropomórfico: el caso del elefante Babar

MARIE-ANGE GARCÍA

'El viaje de Babar", de Jean de Brunhoff. Madrid: Alfaguara, 1987.
El personaje y su autor

Babar, nuestro personaje, nació en Francia en el año 1931. Es el resultado de una historia familiar: Jean de Brunhoff, su creador, pasa largos años de su vida en un sanatorio suizo donde intenta reponerse de una afección pulmonar. Laurent de Brunhoff, su hijo, cuenta que mientras su padre se encontraba en Suiza, su madre les contaba a él y a su hermano historias que se inventaba. Creó así el personaje del elefantito Babar que huye hacia la ciudad para escapar de los cazadores. Jean de Brunhoff, pintor de profesión, decide ilustrar la historia, y más tarde, su hermano, redactor-jefe de la revista Le Jardin des Modes le anima a publicar un primer libro. En 1931, el primer volumen Historia de Babar aparece en esta pubiicación. Es el primero de una larga lista que editará más tarde la editorial francesa Hachette. Después de la muerte de su padre en 1937, Laurent de Brunhoff, habiendo estudiado como su padre pintura, seguirá su obra como autor e ilustrador de Babar.
Al comienzo Babar es solo un elefantito pobre y desnudo, pero pronto se convierte en un burgués muy bien vestido, que camina como un hombre, duerme en una cama como un hombre, puede viajar en barco o en automóvil, e incluso tiene principios y valores como un hombre. Babar se enfrenta a nuestra civilización con la inocencia propia de los animales y de los niños, estos niños que participan, leyendo las historias de Babar, en la creación de un mundo ideal.
La historia empieza así: Babar, un joven elefante que acaba de perder a su madre asesinada por despiadados cazadores, decide ir a conocer el mundo. Llega a una ciudad habitada por hombres en la cual se mueve sin miedo. Encuentra a una señora mayor con una nariz puntiaguda que lo toma bajo su protección. Tras haber hecho de él un digno y educado personaje, bien vestido y que anda recto, futuro rey, lo deja volver a la selva. En el segundo libro, El viaje de Babar, el elefante se va de viaje de novios en globo con Celeste. Les esperan un sinfín de aventuras, entre otras un naufragio, el encuentro con una ballena, con un circo, y una guerra contra los rinocerontes. Al final del libro, son elegidos Rey y Reina.
Babar vivirá en cada uno de los libros, una aventura diferente, regido por valores humanos buenos y dignos.
Esta historia, aunque surgió en gran parte en las montañas suizas y suceda entre elefantes en África, tiene la particularidad de ser el libro de una familia francesa, o más bien el libro de unos padres preocupados por infundir a sus hijos unos valores y una educación adecuados. Al fin y al cabo, Babar esconde también un tema serio y conmovedor, el de “un père écrivant à ses fils et exprimant son souci naturel de leur bien-être, de leur vie” (Maurice Sendak, 23). La atmosfera familiar de los Brunhoff, es la esencia de Babar. 
Esta ternura, esta lección de vida ha gustado y sigue gustando a los niños, franceses y extranjeros.
Babar, ¿elefante educador?
Situemos primero la figura del elefante entre los niños. En la realidad, el elefante no es un animal ni tierno ni acogedor ni simpático, pero sugiere al pequeño lector una serie de sentimientos y sensaciones que los adultos desconocemos...
Es físicamente fuerte y potente, pero a la vez tranquilo y sereno. Eso le proporciona el privilegio de desconocer la enemistad o los graves problemas. Sus grandes orejas, su tamaño desproporcionado, las suaves curvas de su cuerpo sugieren al niño ternura, simpatía y confianza. Hablando de los elefantes de este libro, Annie Pissard (Pissard, 26) comenta: “l’innocence de leur regard, qui les protège de toute vulgarité, la souplesse ronde de leurs formes, les situent avec certitude du côté de l’enfance”. Y es verdad. El elefante forma parte de la infancia, como el oso, el perro o la jirafa: divierten, conmueven, atraen y fascinan. Este animal representa un medio idóneo para fomentar conductas positivas en el niño.
La forma que ha elegido Jean de Brunhoff para seducir al público infantil es, entre otros elementos, la letra redonda y tranquilizadora de la niñez: una letra a la vez formal y atrevida. No hay letra impresa, no hay máquina entre la historia y la lectura, sino una cercanía, una familiaridad que puede ser la que existe entre un padre y sus hijos…
Por otra parte, el pequeño lector puede ir del texto a la ilustración a su antojo: en las historias de Babar, la paginación no solo es la visualización de una historia, sino también la que le da todo su sentido porque es imposible leer una historia de Babar sin mirar las ilustraciones y viceversa. En efecto, el autor ha dado el mismo espacio al texto y a la ilustración.
El primer personaje que observaremos es obviamente el elefante Babar, quien, a pesar de ser gordo y torpe, no deja de ser para el pequeño lector, el héroe.
Babar es un pobre huérfano que intenta encontrar la felicidad lejos de la infancia y del recuerdo de su madre muerta, es decir con los humanos. Encontramos aquí una clara simbolización del paso de la infancia a la edad adulta ilustrado por el paso del elefante salvaje al elefante humanizado. 
Para entrar en el mundo humano y socializado, el elefante deberá pasar por la experiencia cruel del duelo de su madre. El niño deberá también cortar el cordón umbilical para pasar a la edad adulta. Esta ruptura opone dos medios para el elefante y también para el niño: él de la jungla, donde rigen lo afectivo y lo lúdico (la niñez); él de la ciudad, donde rigen el orden social, y el orden económico (la edad adulta).
Este aprendizaje o proceso de socialización lo conduce de un mundo salvaje a un mundo civilizado, de una posición a cuatro patas a una posición erguida, de la desnudez a la vestimenta, y por fin de la ignorancia y de la inocencia al saber y a las responsabilidades: Babar se viste, se pone de pie, aprende a leer y a escribir, come en una mesa, hace deporte, se lava en una bañera, y cuando vuelve a la jungla es para ser elegido rey. Para el niño, el aprendizaje del crecimiento le supondrá también sacrificios: se le exigirá entre otras cosas un comportamiento de adulto donde la libertad estará “vigilada”. En otras palabras, “el animal funciona como soporte para la situación del niño” (Fernández, 37)
Elegir un animal para ilustrar una situación delicada para los niños supone una desdramatización de esta situación. No olvidemos que el animal tiene un papel importante en la niñez: “A los niños les resulta más fácil manejar las relaciones emocionales con animales (…) representan importantes figuras de identificación (…) aparecen como amigos de los niños” (Zegers, Latuf, Slimming, Almonte, 110).
Esta muerte de la madre elefante cruelmente asesinada por un cazador delante de los ojos de Babar puede parecer una insensatez para un libro infantil. La nueva edición francesa ha incluso elegido omitir la ilustración de esta muerte… Sin embargo, esta muerte debe de ser vista como un episodio más de la historia del elefantito. ¿Quién ha dicho que un niño no era capaz de asumir, en un libro, la muerte de una madre que no es la suya? ¿No son acaso los mismos niños a veces crueles?
Esta muerte es el motor de todo el libro. Sin esta separación, el elefantito no se va a la ciudad, no descubre el mundo, no crece... y el libro no existe. 
La Anciana aparece pronto para aliviar la posible pena del niño: Babar llega a la ciudad y encuentra a una Anciana que lo acoge, le da dinero, comida, baño, le regala un coche, en fin, toda una madre esta señora… Sin embargo, el personaje no se parece a una madre, más bien a una abuela. Madre o abuela, esta señora le da lo que una madre le daría y si la sensibilidad infantil había resultado herida, este personaje permite olvidar los efectos de la crueldad pasada. Es la vuelta a la normalidad: el elefantito tiene protección.
Esta figura puede parecer insólita en un cuento infantil. ¿Por qué Brunhoff eligió la figura de una anciana y, sobre todo, porqué eligió para ella ese físico? Puede que fuera únicamente el humor lo que haya motivado a Brunhoff a la elección de esta anciana como personaje. La imagen de sabios y razonables que suelen tener las personas mayores resultaba también perfecta para el papel de guía y protectora de la Vieja Señora.
En el segundo libro, El viaje de Babar, Babar y su mujer Celeste se van de viaje de novios. El globo en el que viajan se estrella en una isla. Les ayuda a salir una amable ballena que les deja abandonados en un arrecife en cuanto aparece un banco de pececillos. De algún modo, el comportamiento de este animal simboliza las amistades superficiales y esporádicas. Esta ballena es aparentemente amable y buena, pero no pueden confiar en ella. Brunhoff nos da aquí una lección en cuanto a saber distinguir las amistades verdaderas de las superficiales. La Anciana, en contraposición, siempre volverá y ayudará a Babar.
El concepto de la familia tiene también su importancia en los libros de Babar. Al fin y al cabo, este elefantito que tanto éxito tiene desde hace más de medio siglo, ha nacido en el seno de una familia francesa. Es muy lógico entonces que el autor o los autores hayan plasmado una imagen de la familia en las historias.
La familia de Babar se rompe al principio con la muerte de la madre y tarda en reestructurarse. Hay que esperar la completa maduración del elefante para volver a encontrar el nido familiar. Babar se casa con Celeste, y la pareja feliz se va de viaje de novios en el segundo libro. Sabemos también que, a lo largo de las historias, Babar será padre de turbulentos y simpáticos trillizos. A través de la familia y de otros conceptos, Brunhoff, padre e hijo, han trasmitido una serenidad, una sinceridad emocional que tranquilizará al pequeño lector.
En este mundo de Babar organizado, serio, resultado del proceso de maduración, Brunhoff ha dejado un sitio para la representación de la inconciencia y del juego en la figura del monito Zéphyr. Se trata de un regalo que hace Babar a su amiga de la ciudad, la Anciana, al final del El viaje de Babar, para agradecerle su ayuda durante la guerra contra los rinocerontes. Puede parecer irónico que Babar regale un mono turbulento e infantil a esta Señora que le ha enseñado el camino de la madurez. Un mono es un animal ágil y nervioso que corresponde con la representación de la felicidad inconsciente, de la inmadurez y de la ingenuidad.
Zéphyr no evoluciona, no madura. Su comportamiento es siempre el de un niño feliz que juega sin cesar y no diferencia lo bueno de lo malo. Su libertad es completa, como la de los niños, que se pueden sentir identificados con él, a la vez que atraídos por la seguridad y el buen ejemplo de Babar.
Cualesquiera que sean las opiniones sobre Babar, sus historias siguen teniendo el mismo éxito que en sus principios. Su tendencia tradicional gusta porque trasmite seguridad, sinceridad y sencillez. Se puede hablar del “fenómeno Babar” del mismo modo que se puede hablar del “fenómeno Tortugas Ninjas”, con la mera diferencia de que Babar es inmortal, no se reduce a una moda. Ha sabido pasar a la historia.

Bibliografía:

Libros 
Fernández, María del Carmen: "Significación del animal en el cuento infantil". En: El libro infantil, cuatro propuestas críticas, El Ateneo, 1983. 
Geureuctdi, J.P, "Les Babar". En: Images d’enfance, Ed. Alternatives, 1994. 
Jan, Isabelle: La Littérature enfantine, Les éditions ouvrières Dessain et Tolra, Enfance Heureuse, Paris, 1985. 
Parmegiani, Claude-Anne, “Babar, naissance d’un élenfant”, En: Les petits Français illustrés 1860-1940, Ed. Cercle de la librairie, 1989. 
Piaget, Jean: El lenguaje y el pensamiento en el niño, Ediciones de “La Lectura”, traducción de D. Barnés.

Revistas 
Dupont-Escarpit, Denise: "La ilustración del libro infantil: un arte ambiguo". En: Primeras Noticias, nº 174,175, oct.-nov. 2000, Especial Ilustración y cómic. 
Hachette-Jeunesse, Service de Presse: Babar a 50 ans, Paris, 1981. 
Nières-Chevrel Isabelle: "Jean de Brunhoff, inventer Babar, Inventer l’espace". En: La Revue des Livres pour Enfants, nº 191, février 2000. 
Pissard, Annie: "Vive Babar". En: La Revue des Livres pour Enfants, nº 81-82, déc. 1981. 
Sendak, Maurice: "Hommage à Babar pour son cinquantième anniversaire". En: La Revue des Livres pour Enfants, nº 81-82, déc. 1981. 
Zegers P., Latuf V., Slimming A., Almonte V.: "La creación de cuentos de animales como una técnica de apoyo a la exploración de la personalidad juvenil". En: Psykhe, vol. 5, nº 2, 1996.


Archivo PDFFuente:http://cuatrogatos.org/show.php?item=218

viernes, 22 de mayo de 2015

domingo, 10 de mayo de 2015

PREMIO DE NARRATIVA JUVENIL





XXXI Premio Jaén de Narrativa Juvenil

160111
XXXI Premio Jaén de Narrativa JuvenilÚltimo día para enviar obras: 20-jun-2015
La fundación Caja Granada y la editorial Montenaconvocan el Premio Jaén de Narrativa Juvenil, dirigido a autores de cualquier nacionalidad que presenten obras en castellano, originales e inéditas, y que no hayan sido premiadas anteriormente.
Los manuscritos, de un mínimo de 150 folios y un máximo de 400, se presentarán por duplicado, mecanografiados a doble espacio, acompañados de plica, y se enviarán por correo postal antes del 20 de junio de 2015. El fallo tendrá lugar en el mes de septiembre.
La dotación del premio es de 10.000€ en concepto de anticipo de derechos de autor. La publicación de la obra, a cargo de la editorial Montena, tendrá lugar en noviembre de 2015.

Descarga en PDF las bases completas

http://secure.megustaleer.com/baseslegales/PremiosLiterariosJaen2015.pdf

domingo, 3 de mayo de 2015

LOS 150 AÑOS DE ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS

  • Lewis Carroll publicó Alicia en el País de las Maravillas en 1865.
  • Durante todo 2015 se planean eventos para conmemorar el 150 aniversario.
Merienda campestre con Alicia y el Sombrerero Loco
Alicia en el País de las Maravillas es uno de los libros más fascinantes de la literatura universal, capaz de atrapar tanto a adultos como a niños con su combinación de acertijos, fantasía, matemáticas y aventura. En 2015 se cumple el 150 aniversario de su publicación y ya son muchos los homenajes que se están preparando para celebrarlo.
Cuando Charles Lutwidge Dodgson escribió Alicia en el País de las Maravillas no esperaba llegar a publicar ese cuento privado, y cuando lo hizo, desde luego, tampoco había pensado que llegaría a tener un éxito tan rotundo. Su primera tirada, con las excepcionales ilustraciones de John Tenniel, se agotó en seguida y, desde entonces, nunca se ha dejado de imprimir.
Alicia en el País de las Maravillas se ha traducido a 174 idiomas y se ha adaptado al cine, el teatro, la televisión, el cómic y hasta cuenta con versiones musicales. Su influencia en la cultura contemporánea es global y muchos de sus acertijos y escenas han pasado a formar parte del imaginario colectivo. Por eso mismo no es de extrañar que para celebrar este 150 aniversario de su aparición se hayan montado numerosos eventos, muchos de los cuales, no podía ser de otra manera, se celebrarán en Londres y en Oxford, sede del festival Alice’s Day.
Desde una nueva versión teatral, Alice’s Adventures Underground, a las más clásicas, tanto en teatro como al aire libre, será lo que podremos encontrar en Inglaterra, Estados Unidos o Canadá. Además, se celebrarán galas imitando la merienda del Sombrerero Loco, carreras de disfraces basadas en los personajes de Alicia, exposiciones de arte basadas en la obra de Carroll, además de las clásicas lecturas, charlas, mesas redondas y conferencias que se sucederán durante todo el año.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

domingo, 26 de abril de 2015

XXII CONGRESO NACIONAL DE LECTURA






En Colombia: Mañana 27 de abril comienza el 12 Congreso Nacional de Lectura, dedicado en esta ocasión a la lectura digital. Organiza Fundalectura en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá. ¡Les deseamos muchos éxitos!

domingo, 19 de abril de 2015

CONCURSO DE ÁLBUM ILUSTRADO



XIX Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento


XIX Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del VientoÚltimo día para enviar obras: 31-ago-2015
Con el propósito de encontrar nuevas voces que impulsen el desarrollo de la creación literaria y plástica de obras para niños y jóvenes en Iberoamérica, el Fondo de Cultura Económica convoca a escritores e ilustradores de todas las latitudes para que participen en el XIX Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento.
Podrán participar escritores e ilustradores adultos, de cualquier nacionalidad, lugar de origen o residencia, con una o más obras, siempre que su propuesta sea en lengua española. La propuesta deberá atender al concepto de álbum; es decir, un libro en el que la historia se cuente a través de imágenes y texto de tal manera que éstos se complementen o estén íntimamente relacionados. Se aceptarán historias narradas sólo con imágenes, pero no se recibirán trabajos sin ilustraciones. El tema, formato del álbum y la técnica de ilustración son libres. La extensión máxima de la obra deberá ser de 48 páginas, y el plazo para presentarla finaliza el 31 de agosto de 2015.
El premio consistirá en 150.000 pesos mexicanos, así como la publicación de la obra en la colección Los Especiales de A la Orilla del Viento.